Noticias y opiniones

¿Puedo hablar con el secretario judicial?

No son pocas las personas que se preguntan si pueden ponerse en contacto directo con el juez o con el “secretario judicial” (denominados ahora “Letrados de la Administración de Justicia”). Sobretodo cuando sufren aquello de que su abogado no les contesta. También hay los que creen que Jueces y similares orinan perfume. Pues no. Los funcionarios, sean, jueces, o secretarios o letrados de la administración de lo que quieran, también son capaces de ser prepotentes con las víctimas. Es decir, son humanos, cometen sentimientos y tienen errores. Por suerte también son capaces de entender bastante los lenguajes no jurídicos.

¿Por qué hay secreatarios judiciales? El orígen de los “secretarios judiciales”

El secretario judicial (y que le llamen cómo quieran) es una figura de profundas raíces. Por ejemplo en algunos países (no en España) eran, antiguamente, escribanos procedentes de la nobleza. Además podemos decir que en la mayoría de los países hay una figura afín o bien comparable en todos y cada uno de los órganos judiciales.

El origen de la figura se remonta en el siglo XIII.  La función inicial era la de dar fe y documentar. Pero a día de hoy eso es historia. Han habido cambios. El intento de actualizar la Administración de Justicia, por ejemplo por medio de la digitalización, también era ya improrrogable. Cada cambio tiene que servir para que la Justicia sea más cercana, más resolutiva y eficaz, más rápida y, con lo anterior, más justa.

Clases de comunicación

Lo habitual es que las comunicaciones suelan ir a través de abogado y/o procurador pero los funcionarios no cobran solamente gracias a su trabajo, las normas y las leyes. Cobran gracias a los impuestos (¿Quién los paga?).

Aunque por ejemplo en el artículo 149 de la LEC se estipulan los diferentes actos procesales de comunicación, nunca se podrán estipular las capacidades comunicativas humanas. Y aunque en el artículo 31 de la misma Ley se diga que “no podrá proveerse a ninguna solicitud que no lleve la firma de abogado”, también hay (y habrán siempre) excepciones, previstas y no previstas en la misma legislación.

¿Están obligados a recibirme y a escucharme?

Muchos abogados se atreverán a decir, sin ni siquiera saberlo ni pensarlo antes, que no hay ley que les obligue a escuchar al ciudadano (o administrado según el lenguaje de algunos animales), pero su interés es claro. Su paripé de togas les da de comer y al mediocre que vive de las miserias del sistema nunca le interesará que sus clientes o posibles clientes espavilen. Si tu abogado no te responde, o si se ha jubilado, o si simplemente no tienes o si no se te ha asignado a ninguno de oficio, tienes todo el derecho del mundo para personarte y pedir información. Otra cosa es que luego te “deriven “muy amablemente”” al servicio de orientación jurídica “gratis”. Ese gratis va entrecomillado porqué “lo gratis”, si no es muy vocacional y profesional a la vez, suele salir caro.

¿Puedo hablar con el secretario judicial?
4.5 (90%) 6 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *