¿Quieres un acuerdo o hundir a tu ex?

Esa es la primera pregunta que deberían hacerse muchas personas tras una separación o divorcio. Cuando un letrado trabaja con una familia debe tener una sensibilidad singular, debe tener vocación, debe tener paciencia y debe hacer una cosa fundamental que no lo ven en la carrera, que es ponerse en la situación del cliente, saber su dolor, y el duelo de esa familia. Y sobre todo, lo más esencial, procurar el interés de los menores. predominar el interés de los pequeños, no emplearlos como mercadería, no usarlos como moneda de cambio, no emplearlos como mensajero y que el pequeño pueda ser feliz tras el divorcio. Que no sea el pequeño el que se divorcie del padre o bien la madre, ni de los abuelos, y intentar en lo posible un pacto razonable.

¿Quieres un acuerdo o hundir a tu ex?
3.9 (77.5%) 8 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *