Abandonar el domicilio familiar tras el divorcio

irse de casa legalmente tras un divorcio o separacion

Uno de los instantes más críticos de una separación o divorcio es el paso de irse de casa. Frecuentemente hay quien piensa que trasladarse del domicilio familiar es un delito de abandono de familia, un fallo común que no debería privar a absolutamente nadie irse de casa. Todavía de este modo, la duda ya señala que es preciso, especialmente si hay hijos en común, señalar a la ex–pareja el nuevo domicilio y tratar de qué manera van a ser las relaciones familiares una vez consumada la separación. El delito de abandono de familia del art. doscientos veintiseis del Código Penal queda reservado a quien infrinja sus deberes legales de asistencia inherentes a la patria potestad, tutela, guarda o bien acogimiento familiar. No es exactamente lo mismo irse de casa, que despreocuparse de la familia.

¿Se pierden derechos? ⚖️

En el instante en que uno de los dos debe dar el paso de irse de casa, de manera frecuente brota el “tacticismo”. Se piensa que la manera en que este paso se va a dar puede acarrear una ventaja, o bien una pérdida de derechos para quién abandona la residencia familiar. En un caso así lo más inteligente es asesorarse jurídicamente, no por la “táctica” sino más bien para asegurar un equilibrio y que no se den situaciones de abuso.

En separaciones de mutuo acuerdo

En el contexto de una separación de acuerdo mutuo, este paso no resulta discutido a nivel jurídico. Desde la experiencia como letrados, en casos que hay hijos en común, sabemos que es recomendable tratar anteriormente de qué manera se ejercitará la guarda de los menores, como se contribuirá a sus gastos y solucionar las cuestiones patrimoniales y económica. Las incertidumbres pueden crear sofocación y estrés.

Sin mutuo acuerdo.. ¿cuando cambiar la llave de casa? 🔑

En contextos contenciosos, con convivencias más “gastadas”, puede ser preciso asistir con emergencia a los tribunales a fin de que el juez atribuya el domicilio familiar a uno de los cónyuges.

No se tiene que cambiar la cerradura de casa hasta que, judicialmente, no se haya atribuido el domicilio familiar a uno o al otro.

Abandonar el domicilio familiar tras el divorcio
Puntúa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *